Si te interesa obtener más información sobre los productos Ayloviú, contactate vía email o visitá la web.

El objeto TOC de la semana: Crochet

Si pensaban que iba a terminar este año sin este TOC estaban muy equivocados.
Desde el vamos, debería haber sido mi post número uno.
Porque lo resume todo.
Porque nací entre costura y lanas.


Mi mamá me enseño a coser a los...12años? ni sé ya pero por ahí digamos.
Y me había obsesionado tanto que de adolescente me hacía toda mi ropa, la ropa a mi mamá,
vestidos de fiesta, camisas de seda... bue, fue otra vida porque hoy tengo que coser un botón y sufro.

Ella sabía coser como una reina. Gracias al Burda (sí se acuerdan no? digan que sí!)
Nunca fue a aprender, pero te hacía LO-QUE-QUIE-RAS!

De mi abuela materna aprendí el crochet, se pasaba horas en su mecedora (una de esas reliquias que me hubiera gustado conservar y no sé dónde fue a parar) tejiendo dale que dale.
Un día me dio una aguja como jugando y bue, ya eramos dos dale que dale.

De mi abuela paterna aprendí el tejido a dos agujas, que me embolaba porque tardaba como mil años
para hacer una bufanda. Esto no es para mi dije. Pero le di un rato al tejido también.
Con ella, también, nos pasabamos días enteros cosiendo.
La casa se transformaba en un taller.
En lugar de ir de compras al shopping, paseabamos por los locales de telas (que hace años A. había muchos!) buscando y comprando sin saber qué ibamos a hacer.
Llegabamos, buscabamos un molde (que los tenía marcados cual tablero de pinterest en hoja de papel)
y empezábamos. 
Metros de tela estirados en la mesa. Sacar moldes, marcar, cortar, coser con la Singer hermosa que aún da batalla y voilà. Prendas terminadas.


Hasta que me aburrí de todo. O me cansé un rato.
Y pasaron muchos años hasta que supe o quise retomar.
Como una especie de volver a conectarme con ellas. Con las tres mujeres de mi vida.
Así empecé con esta locura que hoy AMO hacer.

Esta que hoy les cuento (perdón si aburro pero me embalo de vez en cuando)
es una de las tantas razones por la cual,
este TOC, se lleva el puesto número uno y arrasa con cualquier otro!

imagen

Lo que me gusta es que todo lo ya inventado se puede reinventar.

imagen

La mano de quien teje es única e irrepetible, como pasa con la pintura.
Mismo patrón puede salir totalmente distinto dependiendo quién lo teja.

imagen
Lo viejo se vuelve nuevo con un poco de color, más cálido y personal.


Y lo mejor, es que siempre se puede aprender.

imagen

Si me dicen que este no es uno de esos TOC por excelencia me muero!

imagen

Querés mas?

imagen


OK, entonces también algunas imagenes de Ayloviú en su propio espacio no?
(autobombo? un poco, es que no puedo ser objetiva a esta altura)













Las aburrí?
Muchas fotos?
Si se quedaron con ganas y quieren mas, pueden pasar por la página de facebook
y recorrer los álbumes 

Ahora que me dicen?
También lo tienen como TOC?

Para ver los TOC anteriores pueden pasar por acá
Las fotos a las que le faltan los créditos son porque hace mil están guardadas en 
mi compu, prepinterest. Si alguien sabe el origen, venga nomás!

Hoy nos vamos a hacer capitoné a la Usina en Tigre.
¡que tengan lindo dia!

Pin It

17 comentarios

  1. Me gustaron las letras, las fotos y tus Aylovius.
    Saludos y buen día.

    ResponderEliminar
  2. Son los legados. Pueden pasar años dormidos y uno puede hasta creer que no están, pero permanecen indelebles, hasta que algunos afortunados, se conectan con esa chispa, con ese instante que re conecta con eso y si uno tiene el valor de darle el lugar, hasta puede convertirse en la forma de sustento, y si no llega a ser así, al menos en un gran cable a tierra. Son las imborrables huellas de la infancia. Adelina

    ResponderEliminar
  3. me encantó el post! que lindo como aprendiste!
    yo pensé que nunca iba a aprender, sabía a dos agujas pero veía a mamá con la agujita sarandeandola y me parecía IMPOSIBLE!! hasta q un día probé y lo amé!!!!!!!siempr etengo algo en crochet empezado! y voy con la agujita y un bollito para todos lados♥
    besos!

    ResponderEliminar
  4. Ohh, como me gustan estas cosas...me quedo en este blog.
    Soy tu nueva seguidora.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Hola Vanis!!!
    No me aburri nada con las fotos, una mas linda que la otra!
    Igual vine especialemte a decirte que de vos tome el mejor consejo que me pudieron haber dado... El de guardar los pinceles en una ziploc para seguir pintando al dia diguiente!
    Te juro que te mereces un monumentoooo!
    Acabo de terminar de pintar 3 mesitas, fui feliz no teniendo que lavar pinceles! jajaja
    Besos y GRACIAS!
    Mechi

    ResponderEliminar
  6. Sí!!! es así!! me hiciste a cordar a mí misma!!! Sólo que abuela paterna no tuve, y que yo no me cosía la ropa..pero el resto.... sí!! La Burda, la abuela, mamá con los patrones... TODO!!!

    ResponderEliminar
  7. Me muero de amor!!!! Amo el crochet! Yo apenas me defiendo con el medio punto, pero disfruto taaanto viendo las maravillas que otros hacen con hilo y aguja. Todo lo que haces para Ayloviu es increíble!

    ResponderEliminar
  8. Qué buen post!!! Yo pinteresteo crochet hasta que en algún momento me ponga las pilas y aprenda. A dos agujas tampoco sé mucho. Lo que sí hago es comprar Burda porque sueño con hacerme la ropa como yo quiera pero nunca me hago el tiempo. Mi TOC más grande es comprar telas, tengo cinco cajas llenas, entre ellas el búlgaro violeta del almohadón que mostrás (alcoyana alcoyana jejejeeje)

    ResponderEliminar
  9. Por Dios! No nos dejes nunca sin TOC! De lo contrario algo muy malo podria suceder!!! :)
    Amo el tejido, Precioso post.

    ResponderEliminar
  10. Vanis, qué lindo post! Mi mamá es una super costurera (modista, si queres, egresada de Donato Delego) y recuerdo la emoción que me daba A MI la llegada de la cada BURDA, que era garantía de un vestidito o algo nuevo. Pero no aprendí de chica, ni a coser con ella, ni a tejer con mi nonna y mi abuela materna... todo lo estoy aprendiendo ahora, y el crochet garpaaaa!
    Beso enorme!

    ResponderEliminar
  11. Primero, claro que me acuerdo de la Burda... pero de mi abuela, porque mi mamá no te cose un botón!!
    y bienvenido el autobombo en este toc! como no iban a estar todas tus linduritas?! acordate que quiero esas estrellitas blancas... en serio! besos

    ResponderEliminar
  12. le herencia que te han dejado no se puede calcular. Una entrada divina y no aburriste nada. hermoso relato y preciosísimas fotos!!!

    ResponderEliminar
  13. como nos vamos a aburrir con este post?!...muy lindo, muy acogdor, lleno de color y nostalgia....mi abuela que me enseño a tejer y mi mama modista me enseño a coser..todo un legado de handmade! jeje...epa...justo tengo que pintar algo y el comentario de arriba (Mechi) me hace buscar ese consejo urgente.....besos!!

    ResponderEliminar
  14. Hola, que linda y emotiva entrada!!!!, a mi tmb me gustaba coser cuando era chica y tejo al crochet tmb , así que compartimos este toc, que es relajante y satisfactorio y nos conecta con personas queridas, yo soy super feliz cuando tejo.
    Besos
    Cyn

    ResponderEliminar
  15. Vanis, tu historia de aprendizajes se parece a la mia,pero yo sigo usando las burdas viejas( tengo hasta en alemán guardadas)y comprando aún hoy, tejer a dos agujas ,jajajatenés razón, es muy lento, pero e crochet lo retomé hace poquito, me gusta pero no tanto, y mi vieja es una génia tejiendo,le dejo el honor, pero cuando le mostré tus Ayloviú, me dijo ¡¡¡ Qué lindo, pero eso es muy difícil!!! Así que, para mi tu autobombo , corresponde!!! Besos Glo

    ResponderEliminar

gracias por estar!

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

© TOC Maira Gall